CASA DE MEDIO CAMINO


     Después de terminar un tratamiento primario (clínica) en donde el paciente se derrotó ante la sustancia que consume, aceptó su realidad e hizo conciencia de las pérdidas y los daños causados a consecuencia de su adicción, su tratamiento debe continuar dentro de un modelo que comprende una duración de tres meses como mínimo (Post-Tratamiento).
A este post-tratamiento lo llamamos "Casa de Medio Camino", precisamente porque al salir de clínica llevamos medio camino recorrido y es necesario continuarlo hasta lograr una rehabilitación completa; ya que una recuperación parcial no es SOBRIEDAD.
Al conocer la naturaleza exacta de nuestros problemas dentro de clínica tenemos una base para ya no reincidir y evitar los "VIEJOS MOLDES". En este período trataremos de rescatar la parte sana del paciente y crear un desarrollo físico-mental-espiritual y emocional. Tan bien balanceado que permita al paciente tomar una estructura que le garantice una mejor calidad de vida sobria.
Al tener este balance el paciente logrará encontrar significado a su vida y será poco probable que recaiga.
Este modelo consta de tres fases, mismas que se irán asignando de acuerdo al compromiso que el paciente ponga a su programa, recordando que cada persona es única e irrepetible.

 

FASE I.- El propósito de esta fase es el de ayudar al paciente a integrarse a su casa libre de distracciones externas.
FASE II.- El paciente asiste por lo menos a tres juntas externas de A.A. a la-semana.

  • Tiene terapia individual una vez por semana.
  • Demuestra disciplina y responsabilidad en todos los aspectos del programa de recuperación. Incluyendo empleo, trabajo responsable dentro de la casa, programa de crecimiento personal y espiritual y desarrollo de las relaciones interpersonales.
  • · Entrega sus tareas pendientes y pasos por escrito.
  • · Participa activamente en juntas de N. A. en la casa.

FASE III.- Durante esta fase el paciente demuestra un modelo de sobriedad para los demás residentes.

  • Ayuda a los nuevos residentes a integrarse al programa.
  • Elabora un plan de actividades posteriores y de prevención de recaídas.
  • Demuestra una participación activa en su grupo de A.A. y con su padrino.
  • Empieza a utilizar los recursos comunitarios descritos en la fase II.
  • Termina su 4o. y 5o. paso.